miércoles, 18 de mayo de 2016

Naciendo cada día

Insisto.
No entiendo mucho esto de que un día estoy tocando el cielo y otro día me estrello en el piso y me desparramo.
No me gustan para nada esos vaivenes. Si tengo que aprender, que sepa la vida que sigo aprendiendo y que quiero seguir aprendiendo.
Pero me pregunto porqué es tan rápida la oscilación. Porqué no puedo caer en una especie de meseta y disfrutar feliz de la vida.
Soy feliz.
Eso no lo dudo.
Tengo demasiadas cosas para agradecer y por qué levantarme con ganas por las mañanas.
Pero reconozco que no siempre me resulta tan fácil sonreir.
Hoy es un día de esos.
Será que tengo sueños inconclusos. Sueños tan bellos como inalcanzables.
Será que la realidad me enfrenta y me ubica a los cachetazos.
Y será que la ansiedad duele.
Así y todo...mi yo no se da por vencido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Qué opinás?