martes, 29 de diciembre de 2015

DIVIDE Y REINARÁS...EL LEMA DE LOS KIRCHNER



DIVIDE Y REINARAS. Estaba pensando en cómo el gobierno de turno influye en nuestros proyectos personales. Por eso soy feliz con el cambio. Siento pena por las personas q se acostumbraron a una vida incorrecta, por aquellas defensoras de la democracia que no aceptan el pluralismo de ideas. Aquellas que aceptaron fanatizarse por conveniencia y que resulta que no pensaron que podían quedar a la deriva.Me apena que la corrupción las haya absorbido. Aún no comprendo a aquellas que repiten discursos arcaicos fatalistas. ¿Es que sólo les interesa la competencia desmedida, esa que sólo lleva a la desunión, esa misma que defendió el gobierno saliente junto al lema “divide y reinarás”?
Ya a esta altura siento asquito por quienes no ceden e insisten en la agresión constante. Nos vamos enterando de todo lo que nos fueron robando estos últimos años y si bien no nos asombramos tanto, porque sabemos de la corrupción institucionalizada, sí nos compadecemos de quienes tienen que gobernar en un país diezmado y arrebatado por gente insensible y enferma de poder.
Me asqueo de las noticias que van saliendo a la luz pero a la vez me alegro de que por fin se le haya puesto un tope a tanta injusticia.
Resulta que enseñamos en la escuela a ser honestos y respetarnos y si abrimos el diario para enseñarles lo que pasa en la sociedad, nos encontramos con funcionarios adultos rebeldes, que desconocen la autoridad y las leyes, que se comportan como auténticos bárbaros. Que justifican sus procederes con un fanatismo ilógico.
No entiendo los fanatismos en política. No entiendo cómo se puede idealizar a una persona que debe respetarte agradecerte el sueldo y la vida que le estás pagando. No entiendo a quienes se aprovechan de su posición para armar un  rebaño de aduladores.
Como dije antes, uno no es ajeno a la realidad. Si al país le va mal, estamos mal. Si al país le va bien, estamos felices. Imposible ser feliz estos últimos años con tanto odio dando vueltas. Hoy puedo proyectar y escucho a gente sensible, que dice lo que necesita escuchar la gente que no está cerrada al cambio. Siento que entendieron mi mensaje en el voto. Ojalá la enfermedad de la corrupción permita que el gobierno pueda crecer. Porque así podremos crecer todos juntos. No creo que baste un brillante plan económico si seguimos haciendo millonarios a tanta gente inservible e indecente. Si regalamos dinero y no enseñamos a ganarlo.
Ojalá se haga justicia y los ladrones de guante blanco compartan celda con los asesinos.
Espero que de una vez por todas podamos enseñar ética en las escuelas con ejemplos dignos.
¿Argentina año verde?
...que tal si dejamos el egoísmo a un lado...

lunes, 7 de diciembre de 2015

Carta de CRISTINA FERNÁNDEZ de KIRCHNER. Ya no queremos más confrontaciones. EL EJEMPLO DE QUE LA PERPETUIDAD LASTIMA.

Presidente argentina Cristina Fernández de Kirchner. (Agencia Telam)

Para los que no lo saben, el 10 de diciembre asume Mauricio Macri como presidente de Argentina. Luego de 12 años de estar gobernados por el llamado kirchnerismo, el partido Frente para la Victoria de Néstor Kirchner y su esposa Cristina Fernández, ambos presidentes electos. Entre 2003 y 2007, Néstor, y luego por dos mandatos Cristina hasta 2015.


No se trata de un cambio de partido y punto. Se trata de una batahola bochornosa digna de un mal film.

Porque Cristina se niega a dejar su puesto con dignidad.

Lo obvio, el humor que provocan los distintos modos de imaginar su frustración, tomó forma con una carta que ella publicó hoy es su página web y que da mucha vergüenza ajena.

Sobre la carta de Cristina pensaba.
Hay intimidades que no necesitan tomar luz. Cuando los padres se pelean, a sus hijos sólo les interesa saber si los quieren y si la familia sigue en pie. A los argentinos nos interesa saber quién y cómo nos representan, no las discusiones ridículas entre ellos.

Qué aporta lo que dice Cristina. Querrá que sepamos que viene un presidente que maltrata a las mujeres? Que no es el sonriente hombre que hizo su campaña?

Entre tanta pobreza, delincuencia, corrupción, "Issis", y mucha ansiedad, necesito que nos digan "calma muchachos, sigamos trabajando cada uno desde su lugar, que todos juntos haremos un país mejor".
Pero resulta que en sus últimos días de presidente Cristina elige hablarnos de miserias.

A ver. Necesito ordenar ideas en mi cabeza. Quiero tratar de entender porqué nos volvimos tan intolerantes estos años. Por qué antes éramos un Boca- River, un Racing-Independiente, un Estudiantes- Gimnasia. Y sin embargo nadie te borraba de sus contactos. Sólo se hacían bromas pesadas. 
De pronto, hace más de una década las ideas se repartieron en KIRCHNERISMO u OPOSICIÓN.
Ya es vox populi de que si simpatizamos por uno u otro, podemos ser castigados por el silencio o rechazo absoluto. Y nos tenemos que mover con cautela para no herir sentimientos y no perder amigos o familiares.

Aprendimos estos años a ser crueles. A defenestrarnos sin anestesia. Fuimos cómplices de los discursos agresivos del gobierno de turno. Criticamos sus modos pero les contestamos en el mismo tono. Hago mi mea culpa. No siempre luego nos sentimos aliviados. Es como cuando nos enojamos con un ser querido y decimos cosas fuertes, nos remuerde la conciencia porque no era nuestra intención herirlo.
Me pasa lo mismo. No siempre me alivió descargar mis broncas por lo que consideré injusticias de este gobierno. Es como agredirme a mí misma. Porque amo mi país. Y nuestros representantes somos nosotros mismos, quien quiera verlo es así.

Cristina es parte nuestra. Le pagamos su sueldo por 8 años. Con voto o sin voto nuestro, trabajó para nosotros. Debemos respetarla porque amamos la democracia y defendemos la libertad con todas nuestras fuerzas.
Y porque ya aprendimos a disfrutarla, debemos exigir que nuestros gobernantes se respeten entre ellos. Que trabajen comprometidos. Que se pongan de acuerdo y que no ventilen sus miserias. 
Hoy no estamos como deberíamos. Hay funcionarios que hoy sufren el desarraigo del poder. Y hay muchas familias que hoy sufren el estómago vacío.

A tan pocos días de la Navidad, muchos argentinos piensan poco en el traspaso presidencial. Algunos piensan en hacer magia para que Papá Noel provoque este año una sonrisa extra a sus hijos. Otros sólo piensan en evadirse con cerveza, vino, paco y lo que sume.
Sin embargo hay otros que tienen una gran preocupación. Llegar a tiempo este jueves 10 al vuelo de las 15hs.